¿Whasapeamos? No, yo soy de Line!

Qué los españoles somos tremendamente sociales no es ninguna novedad, es algo bien sabido por los sociólogos y aprovechado por las marcas en sus estrategias de comunicación.  Nuestro carácter extremadamente abierto, nuestro afán por compartir lo más cotidiano de nuestras vidas con los demás, nuestra necesidad de contacto con amigos y familiares, se ha convertido en un filón de oro, mejor dicho, de usuarios, para las compañías que se han posicionado en España con sus herramientas de mensajería instantánea.

Con un número de usuarios de internet accediendo desde el móvil impresionante, España se convierte en el país europeo con mayor penetración de smartphones de Europa, alrededor del 66%. El mercado potencial es inmenso. Y desata una guerra por ser la aplicación de mensajería instantánea con mayor número de usuarios, con prestaciones más avanzadas y entretenidas que capten la atención de sus adeptos y de los de la competencia.

En los últimos meses, hemos sido invadidos por las grandes cifras que, desde uno u otro foro, los principales responsables de Whatsapp o Line nos lanzaban: 20 millones de españoles usan Whatsapp, solo un par de meses después, Line alcanza los 10 millones de usuarios en España.

Pero no todo queda aquí, la innovación y creatividad tiene que ser constante en estas aplicaciones. Y de eso sabe Line, que para arrebatar adeptos a su principal competidor, nos anuncia novedades de cara al otoño centradas en la comunicación, el ocio y hasta el comercio electrónico; tendremos la posibilidad de hacer videollamadas, acceder a Line Music un servicio de música en streaming o a Line Mall, un espacio de compras online.

Un “mercado” tan jugoso como este, con miles de usuarios, millones de mensajes y stickers enviados diariamente, millones de fotos compartidas, no sólo es cosa de dos. No debemos perder la pista a Hangout y WeChat, que intentan posicionarse en un mercado en continuo ascenso en España.

Tampoco es oro todo lo que reluce. Y es que, estas aplicaciones no han estado exentas de polémica y han vivido sus momentos de crisis y críticas de sus propios usuarios. Muchos de ellos, huyeron cuando conocieron que Whatsapp enviaba todos sus mensajes en texto plano (sin cifrar) y que, además había aplicaciones que podían interceptar el tráfico. Aunque ahora Whatsapp está encriptado, difícilmente aquellos que lo abandonaron y se han habituado a comunicarse con su red de contactos a través de otro competidor, volverán. Ni que decir tiene de aquellos que se negaron en rotundo a pagar ¡menos de un euro! por su uso, no era el coste, era el hecho en sí, cuando otros ofrecían el mismo servicio de forma gratuita y ellos mismo lo hicieron mientras ampliaban su cobertura. Hay quien ha comparado entre distintas aplicaciones, y Line tiene un consumo de batería más alto que otras aplicaciones. Además de que en ambas, cualquiera que tiene tu teléfono por defecto te puede contactar. Ayer mismo nos despertábamos con la noticia de la vulnerabilidad de Hangouts, un fallo en las comunicaciones hacía que los mensajes enviados a un contacto fueran recibidos por un destinatario distinto. Algo que ha ocurrido en la misma semana que Google lanzaba una nueva versión de la aplicación.

En este entorno de intensa competencia, las marcas no deben olvidad lo importante que es el Word of Mouth, dada la facilidad para “cambiar” de aplicación.

Aún no sabemos si la entrada de nuevos actores en escena podría hacer peligrar el reinado de Whatsapp lo cierto es que las aplicaciones de mensajería instantánea no son una moda, si no que están integradas en nuestro día a día y nuestra forma de relacionarnos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies