¿Quién decide sobre la privacidad en Internet?

Alternativas a las cookies como herramienta para medir el tráfico, comercializar publicidad relacional, etc.Desde este punto de vista, las cookies (o en un sentido más amplio, los dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos) ofrecen ventajas de incalculable valor al mundo publicitario en particular, y al mundo digital en general. Solo es una delgada línea la que separa este hecho del derecho a la privacidad de nuestros datos como internautas.

El pasado martes, 7 de octubre, IAB Spain celebró la V edición del Congreso de Regulación Publicitaria Digital, foro en el que se trataron temas legales que afectan al entorno digital. Se debatieron aspectos relacionados con la privacidad y obligatoriedad de la protección de datos en el entorno digital.

Algunos de los temas sobre los que los ponentes abrían debate son, por ejemplo, la sobre regulación del sector y la necesidad de enmarcar la legislación en un contexto económico global, teniendo en cuenta las implicaciones de negocio que el cumplimiento de la normativa conlleva o cómo afectan las obligaciones adquiridas en un medio digital al medio tradicional.

Me quedo con una conclusión / reflexión de Borja Adsuara @adsuara, Profesor, Abogado y Consejero en Estrategia Digital de Empresas y Administraciones Públicas: “El ámbito de privacidad lo fija cada individuo, no las leyes”.

Sobrepasar esa línea que separa el ámbito privado y personal de un internauta del ámbito de negocio por el que un site recopila información sobre dicho usuario, puede proporcionar más ventajas que inconvenientes. Un caso que ejemplariza esta situación, me ha ocurrido personalmente esta semana. Visitaba la página  http://www.ketekelo.es/ con el objetivo de comprar ropa de bebé canjeando una tarjeta regalo que había recibido.

 Ketekelo es un concepto innovador de ecommerce de productos para bebés y niños, permite devolver los productos una vez que ya no los utilizas y, a cambio, obtienes una tarjeta regalo por parte del valor inicial del producto que puedes canjear en próximas compras. Los productos devueltos son vendidos como segunda mano o destinados a obra social. Como cualquier sitio de ecommerce, requiere datos de carácter personal para configurar el pedido y hacer la entrega. Dos objetivos claves de Ketekelo son: el ahorro y facilitar la vida de sus usuarios (fundamentalmente, mamás).

Este objetivo lo traslada también a la atención al cliente, personalizada, con un contacto muy cercano y trasmitiendo en todo momento seguridad. En palabras de Eduardo Rodriguez-Prieto, CEO de Ketekelo, su máxima es “estar pendiente de lo que la mamá (usuaria de la web) pueda necesitar y ayudarla”. Yo no pude finalizar el pedido, el rastro que dejé permitió al equipo de Ketekelo saber que tuve un problema, que no había terminado el pedido al no identificar mi correo electrónico y contactar conmigo para proponerme soluciones: desbloquear el código de mi tarjeta regalo, permitirme hacer el mismo pedido ya seleccionado (no volver a empezar de nuevo!) e incluso, disponer del pedido en tiempo record en mi oficina. Según Eduardo, “nos resulta fácil contactar y preguntar por problemas que puedan haber surgido y proponer soluciones que le puedan venir mejor a la mamá. Eso nos ayuda a “facilitar” y además, entender mejor a las clientas y descubrir mejoras que podamos hacer en la web”.

¿Qué hubiese ocurrido si no dejo entrar a ketekelo en mi ámbito personal?

No tengo demasiado tiempo, no hubiera hecho el pedido. Hubiera pensado que el sitio no es útil, que tiene errores, que no es usable, … Todo lo contrario a la percepción que tengo en este momento y, por la que repetiré compras con total seguridad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies