Objetivo: monetizar el Big Data

El Big Data consiste en el análisis y procesamiento de grandes cantidades de datos y en la tecnología para gestionar y analizar datos, contenido, información, etc. principalmente del tipo “no estrucuturada”. Entendido. Pero…  ¿Cómo se estructura el negocio (demanda vs oferta) que hay detrás de esta necesidad/nueva tendencia?

Con el objetivo de dar solución a esta necesidad, surgen las DMP (Data Management Platform) o plataformas de gestión de datos, cuya función es gestionar la ingente cantidad de información procedente de diversas fuentes (PC, dispositivos móviles, entornos offline…). 

Las empresas necesitan de las DMP por múltiples razones, desde las puramente comerciales (ej: lanzar comunicaciones de forma efectiva a la base de datos de clientes, acciones de captación y fidelización), hasta las estratégicas y relacionadas con temas de seguridad; también, tal y como apuntábamos en el post anterior, el RTB incluye Big Data. En definitiva, para “poner orden” en el negocio y monetizar el Big Data.

Por su parte, la oferta de servicios de las DMP consiste básicamente en:

  1. centralizar el tratamiento de los datos
  2. ofrecer un sistema de almacenamiento, respaldo y recuperación de la información.
  3. proporcionar a sus clientes plataformas y aplicaciones que posibilitan el acceso a la información de forma rápida y sencilla permitiendo la elaboración de múltiples informes que faciliten la interpretación de los datos.
  4. las DMP basan su oferta en la versatilidad y la flexibilidad (soportan tecnologías Data Warehouse).

En definitiva se trata de agrupar la información proporcionándole el formato formato necesario para que sea accesible y fácil de interpretar de cara a fundamentar la toma de decisiones de negocio. 

Como siempre, la conveniencia de contar con este tipo de servicios por parte de las empresas dependerá de la cantidad de información a gestionar, las necesidades concretas, el ROI esperado…en general, las DMP se caracterizan por ofrecer sus servicios a un precio competitivo y flexible (adaptado a las necesidades de cada usuario), no suponiendo una gran inversión por parte de las empresas y sí un importante beneficio.