Nadie quiere comprar Twitter

2016-10-20 Nadie quiere comprar Twitter

Hace unas semanas parecía que Twitter tenía una larga lista de pretendientes. Google, Disney, Saleforce, Verizon… los potenciales compradores eran muchos y se daba por hecho que la compañía se vendería por una suma elevada. Por ello no en de extrañar que las acciones de Twitter aumentasen su valor en la bolsa neoyorkina casi un 50% en apenas dos semanas.

La negativa de Salesforce

Salesforce era una de las empresas que más interés había mostrado en la adquisición. Tras la negativa de compra por parte de la empresa las acciones de Twitter cayeron en picado. La razón que esgrimió Salesforce fue que “no encaja en su compañía”. La negativa de compra de Salesforce no vino sola, todas las demás empresas que habían mostrado alguna intención de compra desistieron en su empeño.

¿Por qué ya nadie quiere Twitter?

No cabe duda de que ha sido una de las plataformas más exitosas de los últimos tiempos. Lo que también se sabe es que su popularidad decrece a pasos agigantados. Y no solo eso, sus usuarios se encuentran en general descontentos con la plataforma. En un intento por recuperar a sus usuarios la ha implementado una serie de cambios. El problema es que estos cambios en ocasiones no cuentan con el apoyo de la comunidad. Un ejemplo de ello ha sido eliminar el límite de 140 caracteres por tweet. La que se trataba de una de las principales características de la plataforma que ayudaba a que la información en Twitter fuese concisa y limpia.

Otro de los grandes problemas de esta red social es la capacidad de anonimato que ofrece la plataforma al no tener que emplear un nombre verdadero. Este hecho ocasiona que haya un gran número de cuentas falsas, mensajes de odio, insultos y amenazas a través de esta red social. Este tipo de contenido, muy abundante, ha hecho que compañías como Disney, Google o Verizon descarten la adquisición de Twitter.

El futuro de Twitter

Twitter se enfrenta a un futuro incierto. Su estado actual no es bueno, y no parece que vaya a mejorar con el tiempo. El mercado ha recibido la negativa de compra de compañías como Google como un claro mensaje para no invertir en Twitter. Si había más compradores interesados probablemente ya no lo estén.

Una gran parte de los directivos de la compañía ha abandonado ya la empresa e incluso sus fundadores utilizan la red social cada vez menos. Twitter se encuentra a la deriva.