¿Cómo afecta ser mujer al buscar empleo en LinkedIn?

0
773

cómo-afecta-ser-mujer-al-buscar-empleo-en-linkedin
A pesar de los avances, la desigualdad de género sigue presente en muchos ámbitos, incluido el profesional. Y es que el sexo es un componente más influyente de lo que pensamos a la hora de buscar empleo en plataformas digitales. ¿En qué afecta ser mujer en el éxito laboral?

Buscar empleo: ¿más difícil siendo mujer?

A la hora de buscar trabajo, hay muchas variables que entran en juego y, por desgracia, el sexo es una de ellas. Así lo demuestra el estudio Informe de Percepción de Género elaborado por LinkedIn, en el que las mujeres no salen muy bien paradas…

Menos atención de los reclutadores

En primer lugar, el papel de los ‘cazadores’ de talento de las empresas influye en la empleabilidad de las mujeres. Y es que según el estudio de LinkedIn, los reclutadores abren más perfiles de hombres que de mujeres. Concretamente, la probabilidad de que un reclutador entre en el perfil de una candidata femenina es un 13% menor que en con los perfiles de candidatos masculinos.

En la mayoría de los casos, no se trata de una postura deliberada, sino de una acción inconsciente. De hecho, una vez que los reclutadores abren los perfiles, suelen encontrar a mujeres y hombres igual de cualificados para el puesto y ellas son un 16% más propensas a ser contratadas.

Menos referencias

Por otro lado, las mujeres suelen poseer menos referencias a la hora de buscar trabajo. Y la razón es que, ya sea por reparo o inseguridad, ellas no las piden. Los datos revelan que las mujeres solicitan un 26% menos de referencias que sus compañeros varones, incluso cuando tienen alguna conexión dentro de la empresa a la que están postulando.

Menos candidaturas

De nuevo, la inseguridad vuelve a jugar un papel clave: las mujeres postulan menos a puestos de trabajo que les interesan que los hombres. Según el informe, es un 16% menos probable que una mujer aplique a un trabajo después de verlo que un hombre.

De hecho, las féminas sienten que deben cumplir un 100% de los criterios de la oferta laboral a la que aplican, mientras que los hombres ven suficiente cumplir con el 60%.

Mucho por hacer, mucho que cambiar

En definitiva, el estudio deja claro que todavía queda mucho por hacer en materia de igualdad en el mercado laboral. Se trata de un reto que recae sobre empresas y reclutadores, pero también sobre la sociedad en general. Y es que únicamente en una sociedad igualitaria tanto mujeres como hombres podrán sentirse seguros, capaces de dar la talla y apoyados por las mismas oportunidades.