¿Me espían en internet? No, sólo son técnicas publicitarias de internet

Cuantas veces no has sentido que espían tus movimientos por internet…

que alguien conoce las páginas webs por las que navegas, como si estuvieras dentro de un “gran hermano” digital.

Visitas una web de reserva de hoteles para hacerte con una escapadita romántica con tu pareja este fin de semana. Ibiza puede estar bien… No, espera, se cancela, marrón imprevisto. Qué le vamos a hacer.

Crees confundirte cuando piensas haber visto el hotel que a punto estuviste de reservar una semana después. Al principio fue muy sutil y prácticamente imperceptible: cuando entrabas en tu correo aparecía un pequeño anuncio – de hecho ni lo percibiste como tal – como de esos antiguos por palabras, con el nombre de ese hotel y un texto animándote a reservar con un descuento del 15% ¡Qué casualidad!

Más tarde, cacharreando por Facebook, volvió a aparecer la web de hoteles que utilizaste ¡con una foto de ese hotel! Resulta que fuiste a reservar el hotel de España que más dinero se gasta en publicidad en España ¡Tiene gracia la cosa!

No esto no puede ser: ha pasado tiempo y me aparece sin descanso publicidad de la web y su hotel del… ¿será una señal del cielo para que lo reserve? ¿Del infierno?…

La sensación de que la publicidad nos persigue, que sabe quiénes somos, es una de las tendencias del marketing online más controvertidas, pero también más efectivas. Recibe distintos nombres y varía en función de cómo basa su sistema de control del individuo.

Puede ser contextual, especialmente protagonista en el correo electrónico. No es casualidad que cuando envías un email a un conocido para hablarle de tu proyecto de vacaciones, te aparezcan mensajes publicitarios sobre hoteles o sobre webs de reserva de hoteles en el destino que has planeado. Google lee todos nuestros emails. No con afán de espionaje – esperemos, tal y como declaran -, sino de forma contextual, es decir, algo así como voy a ver de qué estás hablando para ponerte publicidad relevante, es decir, que tengas más posibilidad de interesarte por ella.

Pero también se sirve publicidad en base al comportamiento. La publicidad comportamental o retargeting, utiliza tu comportamiento en internet para incrementar el impacto y la conversión -en términos publicitarios el impacto es la posibilidad de ver el anuncio y la conversión es el fin para el que se hace la publicidad, como reservar una escapada romántica –

Es decir, que si no acabaste de reservar el hotel de Ibiza, obtendrás amables recordatorios en forma de publicidad allí donde navegues, incluso mediante correo electrónico, para que acabes de comprar o reservar.

Lo que es seguro –para nuestra tranquilidad- es que esa publicidad no se sirve nominativamente sino comportalmente, es decir, que cuando te servían publicidad del hotel que no acabaste de reservar, lo hacían por cómo habías navegado y no por quién eres.

De todas formas, si crees que algo molesto o intrusivo, tiene una fácil solución: no tienes más que borrar las cookies de tu navegador; que son los archivos temporales que almacenan el detalle de tu navegación. Recuerda que cada navegador y dispositivo que utilices guarda sus propias cookies, así que lo tendrás que hacer de Chrome, Explorer, Firefox, Safari o cualquier otro utilices y de tu ordenador, tablet, smartphone, etc

Es muy sencillo: sólo ve a opciones, historial y borrar datos de navegación para cualquiera de los navegadores. Ya no volverás a sentir el aliento fresco en la nuca de la reserva de hotel que casi fue y nunca será.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies