La estrategia tiene premio

Está claro que el comienzo, la “semilla” de cualquier proyecto, es la idea.

Pero cuántas veces una idea brillante se ha visto frustrada por una pésima estrategia y al revés, una idea básica o mediocre ha supuesto un éxito de ventas porque la estrategia es el hilo conductor, la forma de establecer un diálogo con el consumidor. Si la idea es el fondo, la estrategia es la forma, lo que consigue dotarla de sentido.

Una vez que dilucidamos nuestro proyecto, toca definir la estrategia y es aquí donde nos surgen múltiples dudas, ¿lo hacemos nosotros mismos, basándonos en nuestra intuición y experiencia y haciendo uso de los medios que tenemos a nuestro alcance? ¿o contratamos a un equipo experto?, ¿cuáles son los valores que queremos asociar a nuestra marca?, ¿debemos tener presencia en redes sociales?, ¿en cuáles, Facebook, Twitter, Google+, LinkedIn?, ¿cómo debemos orientar nuestra campaña de publicidad?, ¿qué queremos transmitir a través de nuestro sitio web?, ¿qué pasa con el SEO y el SEM?, ¿debemos pensar en acuerdos de  partnership?…y un largo etcétera.

Nuestro trabajo no finaliza cuando hayamos decidido cómo vamos a construir nuestra historia, nuestra estrategia, sino que continúa porque un requisito imprescindible es que ésta sea flexible, ya que nos veremos obligados a cambiar, a reinventarnos continuamente, para adaptarnos a las demandas del consumidor a lo largo del tiempo, con el con el fin de poder aprovechar las oportunidades del mercado.

Coca-Cola constituye un buen ejemplo de estrategia acertada, esfuerzo bien focalizado y dedicación. Ha sabido mantener su marca en el top-of-mind del consumidor a través del tiempo adentrándose también con éxito en sectores como la cultura o el deporte, lo que ha ayudado a globalizar y fortalecer aún más su sólida imagen de marca. No en vano durante 13 años consecutivos Coca-Cola se ha situado como la marca mejor valorada a nivel mundial, si bien este año se ha visto relegada al tercer puesto, después de Apple y Google y seguida por IBM y Microsoft. Pero continúa manteniendo su liderazgo como la marca más reconocible del mundo, según la consultora Interbrand, quien realiza esta clasificación (ver noticia aquí).

El premio a una buena estrategia es medible y podemos destacar dos indicadores claros, en primer lugar, la aceptación de los verdaderos “jueces”, los consumidores, y en segundo lugar y muy determinante, el volumen de ventas. Obtendremos buenos resultados si planificamos nuestras acciones, gestionamos eficientemente los recursos y orientamos nuestros esfuerzos a “conquistar” el territorio, escalar posiciones en la mente del consumidor continuamente, sin bajar la guardia, como si de una interminable partida de Risk se tratara.

Artículos similares

Subir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR