Innovación en producto a través de social media

Siempre queremos innovar. Todos. Incluso aquellos especialistas en imitar trabajan su propia innovación: imitar más rápido, imitar más barato, …

La innovación, por definición, conlleva una ventaja competitiva, y ésta en diferenciación comercialmente rentable.

Por eso es tan relevante la apuesta en innovación.

Aunque innovar requiere inversión, en investigación sobre todo. Muchas veces, además, esta inversión, que siempre es largoplacista en rentabilidad económica, es muy costosa. Este es el principal freno.

Otro freno importante es la búsqueda a toda costa de la innovación: si nuestra innovación no ha sido demandada por el consumidor, ocurrirán dos cosas: que seamos capaces de crearla y enamoremos a nuestro consumidor o que, finalmente, no sirva para nada.

Sin embargo, existen muchas ocasiones, en que la innovación puede ser conducida a través de las necesidades no satisfechas en los consumidores, incluso cuando ellos no son conscientes de ello.

Atención! esto no es fácil: es complicado que los usuarios reales de un producto verbalicen de forma clara necesidades no satisfechas o usos alternativos en el momento que nosotros queramos, léase mediante tecnicas declarativas tradicionales como dinámicas de grupo, encuestas, etc.

Sin embargo, la investigación a través de medios sociales, en mercados-tendencia al nuestro, en competencia, en productos espejo, en prototipos, en genéricos, en clusters de población, en medios sociales líderes en mi sector… conlleva el aprendizaje silencioso, anónimo y observacional sobre la interacción real del consumidor con experiencias que satisfacen (o no) sus necesidades de consumo y de cómo lo transmiten, sin interferencias, a través de los medios sociales.

La investigación y análisis sobre momentos y necesidades de consumo sobre elementos que conexionen con el mío, desvelará innovación en distintas vías: otros productos coincidente con el mío en el momento de consumo, por el mismo target, en otros mercados, por celebrities, etc

Así, algunos ejemplos prácticos en los que hemos trabajado que han conducido a innovación:

– Reposicionamiento de bebida refrescante por nuevos momentos de consumo desvelados.

– Nuevo packaging bebida energética, no utilizado en su nicho, tremendamente valorada en categorías espejo.

– Estrategia de producto diferenciada en España y anticipación a la demanda, por análisis de mercados-tendencia, en este caso, USA.

– Descubrimiento, análisis, gestión de comunidades en industria farmaceútica.

– Nuevo cluster poblacional de consumo para producto de alimentación y diferenciación en la comunicación. 

Son, tan sólo, algunos ejemplos en los que se consiguió crear diferenciación comercial, percibida por el consumidor como innovación y rentabilizada por la empresa.

 

 

 

 

 

Artículos similares

Subir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR