GDPR: ¿Cómo afectará a la industria de medición?

gdpr-industria-de-medicion
Prácticamente no se habla de otra cosa y se ha convertido en el trending topic de la actualidad tecnológica: la GDPR (General Data Protection Regulation). La nueva ley de protección de datos entrará en vigor el 25 de mayo de este año, configurando un marco legal que afectará notablemente a las empresas del sector digital y de contenidos y a la industria de medición de audiencias. ¿Cuáles serán las principales consecuencias?

Una nueva forma de entender la privacidad

En apenas dos meses, todas aquellas empresas que operan con datos personales de ciudadanos residentes en la Unión Europea tendrán que rendir cuentas a la GDPR. Básicamente, se trata de una versión mucho más estricta que la antigua LOPD que se centra en extremar la protección de la identidad de los usuarios y del tráfico y uso de datos por parte de terceros, sobre todo de aquellos de carácter más sensible.

Exigencia de consentimiento explícito para trabajar con datos, derecho al olvido y multas más cuantiosas son algunas de las claves de esta nueva ley. De hecho, las sanciones económicas pueden ascender hasta un máximo de 20 millones de euros, grandes cantidades que obligan a las empresas del sector a intensificar sus esfuerzos por cumplir la ley.

La GDPR en la industria de medición

La preocupación por las consecuencias de la GDPR en el sector digital es evidente, tal y como se demostró en el reciente Mobile World Congress, donde se debatió largo y tendido sobre el tema. Estos son algunos de los puntos que más preocupan a los profesionales de la industria:

Datos

Si hay algo que puede dificultar la GDPR son las transacciones de datos. Y es que se vigilará mucho más el modo de obtención y tratamiento de información, prohibiendo prácticas como la adquisición de datos sin autorización explícita del usuario.

Herramientas y metodologías

La parte técnica de la medición de audiencias digitales también se verá limitada por la GDPR. Muchas de las herramientas se valen de cookies y etiquetas, y a partir de la entrada en vigor de la GDPR, cada usuario deberá dar su consentimiento para cada una de ellas. Sin duda, esto dificultará el proceso de recogida de datos o provocará que sean parciales. No obstante, empresas como Verto Analytics, que concurre en el actual Concurso de Medición de Audiencias Digitales junto a nPeople y Research Now SSI, han desarrollado metodologías con el consentimiento integrado.

Inversores

Otra de las figuras más afectadas por la aplicación de la GDPR es la del inversor. La incertidumbre existente ha alimentado un clima de recelo y ha frenado a algunos inversores a apostar por determinado proyectos. Ante esto, la única solución posible es poner a su alcance toda la información posible para paliar el desconocimiento y aumentar la confianza.

Un reto común

La GDPR es todo un desafío para el sector digital, pero es cierto que los grandes gigantes tecnológicos como Google y Facebook lo tendrán más fácil, pues no tendrán que depender tanto de la obtención de datos de terceros al disponer de enormes bases de datos primarios. Pero a pesar de ello, todas las empresas se enfrentan al reto común de adaptarse a esta nueva ley más restrictiva y, sobre todo, de seguir desarrollando su labor sin comprometer la privacidad de los usuarios.

Artículos similares

Subir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR