domingo, septiembre 26, 2021
More

    Últimos artículos

    Excedencia voluntaria, qué es y cómo se solicita

    La excedencia voluntaria se define como: la decisión de un trabajador, quién de manera voluntaria, pide la suspensión temporal de su contrato de trabajo. Esta petición se hace por cuestiones personales. Durante la aplicación de esta excedencia, el empleador no tiene la responsabilidad de cumplir con salarios o cotizaciones.

    Al ser voluntaria, el trabajador la puede solicitar por cualquier motivo. Además, este motivo puede gozar de cierta privacidad. Es decir, el trabajador no tiene que explicarlo. Solamente indicar que está pidiendo su derecho a una excedencia voluntaria. Al invocar esta figura, el trabajador se pliega a una cláusula de buena fe. Por lo tanto, hay que ser cuidadosos. Romper esta cláusula de buena fe es causal de despido disciplinario.

    Características de la excedencia voluntaria

    Es una figura legal que no siempre está clara. Suele ocurrir que se le confunde con un permiso, o bien con una suerte de suspensión temporal, algo similar a una baja por cuestiones de salud. No obstante, no es similar a estas dos situaciones.

    Durante la excedencia voluntaria el empleado no recibe ningún beneficio. Es como si no estuviera empleado, pero es algo temporal y con plena facultad para reincorporarse luego de agotado el tiempo de la excedencia.

    • ¿Cuánto tiempo dura la excedencia voluntaria? Su duración es entre 4 meses y un máximo de 5 años.
    • ¿Quiénes pueden pedir una excedencia voluntaria? Todo aquel trabajador que acumule al menos 1 año en la empresa y no la haya pedido en 4 años previos.
    • Esta excedencia es: 1) Voluntaria para el empleador que la pide y 2) Obligatoria de conceder por parte de la empresa si el empleado reúne los requisitos para obtenerla.

    Esta figura es bastante común, siendo varios los empleados que la piden. No obstante, hay bastante desconocimiento sobre sus aristas legales.

    La solicitud de la excedencia voluntaria 

    No hay un protocolo específico, pero siempre se recomienda pedirla por escrito a la empresa. Esta petición no tiene un formato particular. En dado caso, lo ideal es que contenga la siguiente información:

    • Indicar las fechas en las cuales se desea la excedencia, indicando la cantidad de días.
    • No hay un preaviso, no lo indica la ley. Sin embargo, es prudente y cordial con el patrón señalar con antelación la petición de la excedencia. De esa manera, la empresa puede estudiar la solicitud y ver quien puede reemplazar a quien pide la excedencia.
    • La respuesta a la excedencia debe ser por escrito: aceptándola o negándola. No es válida una respuesta verbal. El trabajador puede quejarse legalmente si no recibe la contestación verbal.

    Es importante saber que las empresas suelen cerrar todos los temas pendientes al dar la excedencia. Esta abarca asuntos como: vacaciones, pagos pendientes, etc.  Es un procedimiento que agiliza muchos trámites, ya que no es bueno tener temas por resolver durante esta excedencia voluntaria.

    Situación legal del trabajador durante la excedencia voluntaria

    Si bien es una relación laboral suspendida, sigue siendo una relación laboral. No obstante, en ese periodo el trabajador puede hacer lo que le plazca. Incluso, puede ser contratado por otra empresa. La compañía que le otorgó la excedencia voluntaria no tiene obligación de hacerle ningún pago, pero en cambio tampoco puede exigirle exclusividad.

    • El tiempo de la excedencia no cuenta para el cómputo de antigüedad de la empresa.
    • No se pierde la antigüedad anterior a la excedencia.
    • Esta antigüedad sigue corriendo a partir del reingreso.

    Es importante señalar que; si durante la excedencia el empleado consigue otro trabajo, y lo pierde, entonces puede pedir ayuda por desempleo.

    No implica la reserva del puesto de trabajo

    Esta es una de las creencias más equivocadas: el trabajador que pide una excedencia, considera que luego puede volver a su mismo empleo. En dado caso, se tiene derecho a un reingreso con un puesto de trabajo similar, de la misma categoría o al mismo trabajo. No obstante, el patrono no está obligado a reservar el puesto laboral.

    Sin embargo, es frecuente que se pacte dentro de la empresa el reingreso al mismo puesto. Sin embargo, es un acuerdo interno. Las leyes como tal no lo establecen. De hecho, en este caso la jurisdicción laboral protege al patrono. Si el empleador consigue a alguien más capacitado durante la excelencia, entonces puede dejar a esta nueva persona en el puesto de trabajo.

    ¿Se puede hacer un reingreso anticipado al puesto de trabajo?

    No, esto no se puede hacer. La excedencia voluntaria se debe cumplir en los plazos estipulados. Por ejemplo, si el trabajador la pidió por un año; entonces no puede retornar al puesto de trabajo a los seis meses. Obligatoriamente, debe esperar que se cumplan los doce meses antes de pedir retornar al trabajo.

    ¿Cómo se pide el reingreso luego de una excedencia voluntaria?

    Otro dato importante: el reingreso no es automático. Una vez vencido el plazo de la excedencia, el empleado debe formular por escrito su deseo de volver al puesto de trabajo. Además, se recomienda enviar este escrito un par de semanas antes del fin de la excedencia. De esa manera, el empleador sabe de antemano la situación.

    No hay un plazo para pedir el reingreso. En dado caso, este plazo no es pautado por la legislación; sino por los convenios de trabajo. En caso de existir este plazo, el empleador puede argumentar que se sobreentiende que la persona no desea volver a trabajar. No obstante, las leyes protegen al empleado en estos casos y pueden flexibilizar el plazo acordado en los convenios.

    Posibles respuestas a la solicitud de reingreso

    En este punto es donde suele haber querellas. Por lo general, las empresas otorgan sin inconvenientes la excedencia. Las diatribas suelen surgir cuando se vence y el empleado pide regresar. Las respuestas que se pueden obtener son de tres tipos:

    • Se acepta el reingreso. Además, el trabajador es colocado en el mismo puesto o en otro de la misma categoría. Es una situación que no desencadena conflictos.
    • No se acepta la solicitud y el reingreso es negado. En este caso, el trabajador debe argumentar una demanda por despido.
    • Se niega la solicitud, pero no se niega el reingreso. Usualmente, el patrono argumenta que no tiene plazas disponibles. Bajo esta consideración, no se puede demandar, ya que es una razón aceptada para no aceptar el reingreso.

    Cada una de estas tres circunstancias tiene implicaciones diferentes. La que entre directamente en conflictos es la segunda (“no se acepta la solicitud y el reingreso es negado”). Como ya hemos mencionado con anterioridad, este reingreso es el punto más conflictivo del proceso de excedencia voluntaria.  

    ¿Qué pasa si la empresa no tiene puestos vacantes luego de la excedencia?

    Cuando se presenta esta situación, el trabajador permanece en un limbo. No se puede reincorporar, ya que la empresa no tiene plazas disponibles. Tampoco se le puede pagar, ya que la empresa no tiene obligación de hacerlo.

    Por otra parte, no procede una demanda por despido. Como consecuencia, no se puede pedir una prestación o ayuda social por este motivo.  Lo que suele suceder es que el empleado trata de demostrar que está siendo despedido de manera indirecta. Si esto se logra, entonces procede la ayuda social por este inconveniente.

    No obstante, estas demandas son difíciles de lograr. Por eso, la mayoría de las personas que se presentan en esta situación terminan buscando otro empleo. Tal vez, es el punto delicado de pedir la excedencia voluntaria. No obstante, la mejor manera de evitar estos inconvenientes es mediante el convenio colectivo de trabajo. Es importante indicar que este convenio se acuerda de manera particular entre empleador y trabajadores.

    Latest Posts

    No te olvides de...

    Apuntante

    Para estar actualizado con las nuevas noticias y ofertas, rellena el formulario de abajo.