El traductor de Google vs Babylon

0
3084

2016-9-7 El traductor de Google vs BabylonEs una, de las cada vez menos cosas, en las que los humanos son y seguirán siendo superiores a las máquinas durante bastante tiempo. La traducción automática es un problema difícil de resolver dada la complejidad de los idiomas y la subjetividad de las traducciones.

Sucede en muchas ocasiones que una palabra de un idioma dado no tiene un término equivalente en otro idioma. En esta situación la tarea de un traductor es lograr el significado más aproximado de ese término mediante el empleo de una o varias palabras, incluso frases. Este tipo de razonamiento abstracto es muy difícil de lograr para una máquina.

Las dos mejores opciones en la actualidad

Traductor de Google

Cuenta con más de 100 idiomas disponibles, capaz de traducir desde texto, audio, imagen y reproducir en audio de forma precisa las traducciones. Además es gratuito. Las fortalezas del traductor de Google son su sencillez de uso y la constante mejora del servicio mediante aportaciones de la comunidad

No obstante es frecuente que el traductor de Google ofrezca resultados mejorables si se intenta traducir textos complejos.

Babylon

Aunque es difícil competir contra los servicios que Google ofrece de forma gratuita. El software Babylon puede traducir entre 77 idiomas. Es capaz de traducir desde documentos PDF, se puede integrar al email, páginas web y mensajería instantánea.

Su uso es sencillo y dispone de una interfaz muy limpia. Es una de los softwares de traducción más completos que se pueden encontrar ya que incorpora un gran diccionario de términos especializados, revisión y corrección de errores, diccionario personalizado, traducción en bloque o traducción desde imágenes.

Existe una versión de prueba disponible y otra más completa por aproximadamente 10 euros mensuales.

¿Nunca existirá un software de traducción perfecto?

De momento los programas de traducción sirven como apoyo y pese a que son de ayuda a la hora de realizar tareas de traducción la realidad es que no pueden competir con la traducción humana.

No cabe duda de que al ritmo de desarrollo tecnológico actual, en algún momento se conseguirá un software capaz de realizar esta tarea, incluso superior a los humanos. Pero se puede afirmar sin temor a equivocarse que mucho antes de que dispongamos de un programa de traducción perfecto los coches autónomos habrán invadido las carreteras del mundo. Tarea mucho más sencilla para una máquina.