Las 6 cosas de las que debes huir en e-mail marketing

e-mail-marketing-errores

En un entorno cada vez más competitivo, herramientas como el e-mail marketing ayudan a las empresas a posicionarse y diferenciarse de los competidores, a alcanzar sus objetivos de forma eficaz y a construir una comunidad fiel. Sin embargo, existen una serie de errores más frecuentes de lo que creemos en los que debemos evitar caer a toda costa. ¿Cuáles son los más destacados?

Los errores más comunes en e-mail marketing

Algo que cualquier empresa ha de tener en cuenta es que las comunicaciones a través del e-mail marketing no son una cuestión banal. Más bien, al contrario: es vitar ser conscientes del potencial de este canal y tratar de mejorar nuestra estrategia día a día. Para ello, el primer paso es tratar de no cometer estos errores:

1. No cuidar la base de datos

En primer lugar, hay que saber que de nada sirve crear newsletters de calidad si no trabajamos nuestro CRM. Es importante alimentar continuamente nuestra base de datos, fomentando un crecimiento de usuarios a los que realmente les interese nuestro contenido. Además de depurarla periódicamente, también puede resultar útil poner en marcha acciones para incentivar las suscripciones a través de nuestra web corporativa o de las redes sociales.

2. No partir de una estrategia

No hay nada peor que caminar a ciegas, y menos aún en el mundo digital. Un fallo muy común es enviar e-mails de forma indiscriminada sin planificación ninguna. Y es que para ser efectivos, es crucial diseñar una buena estrategia de envíos y de contenidos, teniendo en cuenta los objetivos marcados, el público al que queremos llegar y la imagen de marca que queremos proyectar, entre otras cuestiones.

3. No preocuparse por el formato

Las campañas de e-mail marketing son una de las vías de las que disponemos para comunicarnos con nuestra comunidad y para mostrarnos ante el mundo. Por eso mismo no hay que desdeñar ningún detalle estilístico, sino todo lo contrario. En cualquier acción de emailing hay que plantear una estructura clara y que facilite la lectura y comprensión del contenido, cuidando detalles como los recursos multimedia utilizados, el tamaño de la fuente, etc.

4. No ser constante

Si realmente queremos ser efectivos en nuestros envíos, es esencial mantener una continuidad en el tiempo, ya sea semanal, quincenal o la que sea más adecuada para nuestros contenidos. De esta manera, proveer de información a nuestra comunidad de forma periódica nos ayudará a aumentar su fidelidad.

5. No personalizar

¿Envíos masivos sin tener en cuenta el destinatario? ¡Error! Si por algo se caracterizan los usuarios es por querer sentirse escuchados y apreciados. Por ello, nunca olvides personalizar los mensajes para así llamar la atención de cada cliente y diferenciarnos de los muchos otros e-mails que reciben.

6. No medir resultados

A veces se comete el fallo de pensar que el proceso acaba una vez que se envía el e-mail en cuestión. No obstante, hacer un seguimiento y evaluar las métricas nos ayudará a ver qué estamos haciendo bien y en qué cosas estamos fallando.

En definitiva, el e-mail marketing es un recurso muy efectivo a la hora de crear comunidad y crecer como empresa, aunque para ello es crucial trabajar día a día y no dejar nada al azar.

Artículos similares

Subir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR