Cuando el móvil compite con la televisión

La atención de los espectadores pasa de una pantalla a otra sin premeditación, sin una planificación de qué vemos, qué hacemos, en qué momento y en qué pantalla. Las situaciones que se producen son de lo más heterogéneas. Atendemos a distinto contenido en dispositivos diferentes, televisión, móvil o tablet, y en el mismo momento. Curioseamos en la red sobre aquello que estamos viendo en televisión. Comentamos, compartimos en redes sociales, buscando la última hora sobre el hashtag que acaban de comunicar. O estamos “hablando” con amigos (mejor dicho, chateando aunque ya nos resulta tan cotidiano que nuestra percepción es la del contacto directo) mientras prestamos atención, en mayor o menor grado, al estreno de la serie que durante toda la navidad han estado promocionando en internet.

Los dispositivos conviven en manos del usuario. Compiten por su atención. Y ahora también están obligados a convivir en el espectro radioelectrico que, previamente estaba reservado para la emisión de contenidos televisivos. Este espacio, en 2015, necesariamente se tiene que redistribuir y adaptar para que, a través del mismo espectro pueda convivir la señal televisiva y servicios de banda ancha móvil de cuarta generación (4G).

Desde hace algunas semanas, recibimos constantes advertencias de que tenemos que resintonizar los canales de nuestra televisión. El inicio de año supone el fin del periodo de transición en el cual los canales tanto nacionales como autonómicos podían continuar emitiendo en la frecuencia que tuvieron asignada, para, desde el pasado 1 de enero, cesar la emisión de canales en determinadas frecuencias, en concreto, la banda de frecuencias 790 MHz a 862 MHz.

¿Por qué ocurre todo esto?

Es  el segundo “apagón” que vive la televisión en España. El más sonado fue el apagón analógico, es decir, la tecnología digital permitía comprimir la señal y utilizar un espacio mucho menor para la emisión de un programa de televisión que en analógico.

De esta forma,  la televisión analógica daba paso a la TDT. Se produjo una gestión más eficiente del espacio radioeléctrico y por tanto, nuevas frecuencias disponibles que podrían utilizarse para la emisión de nuevos programas/canales de televisión, nacional o regional, televisión de alta definición o servicios de banda ancha móvil. Es lo que se ha denominado Dividendo Digital (http://www.televisiondigital.gob.es/DIVIDENDODIGITAL/Paginas/dividendo-digital.aspx).

Esto es lo que ocurre en el momento actual. Se va a destinar un espacio para servicios de banda ancha móvil 4G. Para que puedan ofrecerse estos servicios se requiere un conjunto de frecuencias contiguo. La normativa europea al respecto ha designado una frecuencia concreta, 800 MHZ,  en la que ofrecer los servicios de banda ancha móvil. En España, no existía un espacio contiguo, así que es necesario un procedimiento de reordenación de canales.

Y, en definitiva, es lo que ahora necesitamos hacer en casa, resintonizar nuestra televisión para visualizar los canales en su nueva frecuencia y obtener los beneficios de la tecnología 4G.

Para ampliar información sobre cómo debe hacerse esta adaptación podéis consultar la página del Ministerio de Industria, Energía y Turismo en la que se encuentra una Guía para ayudarnos en la sintonización y reordenación de los canales: http://www.televisiondigital.gob.es/DividendoDigital/Paginas/condiciones.aspx

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies