“Carpe diem”, cómo aprovechar el momento

Saber aprovechar el momento para hacer negocio es un must para las empresas...

De hecho, muchas surgen en momentos cruciales con la finalidad de ganar dinero de forma rápida y sencilla para desaparecer una vez han conseguido su objetivo.

Para ello es necesario contar con una infraestructura ligera y una capacidad de producción y adaptación muy rápidas y ajustadas en costes. Éste es el caso de las pop up stores, normalmente utilizadas por las grandes marcas del sector de la moda, que funcionan un día concreto y en un lugar determinado con el objetivo claro de hacer algo de difusión ofreciendo los productos de las marcas a unos precios más económicos (y a menudo con prendas de otras temporadas) en showrooms creadas para la ocasión.

Cada vez es más frecuente encontrarnos artículos que pretenden ilustrarnos en el arte de sacar provecho de la actual crisis económica generando nuevas vías de negocio y animándonos a emprender. Pero, si echamos un vistazo a nuestro alrededor, podremos encontrar multitud de ejemplos reales.

Las épocas de recesión económica son el escenario propicio para el crecimiento de las  marcas blancas en el supermercado o de las páginas web de subastas, pero otros se ven obligados a innovar, como el sector de la hostelería, uno de los que más sufre la crisis. Un ejemplo lo tenemos en la cadena Sushimore, que lanzó un menú low-cost por el precio de 1 euro con el objetivo de “mostrar su sensibilidad frente a la situación económica actual además de promocionar un producto tradicionalmente asociado a un precio alto”.

Incluso de la guerra se puede sacar partido. De hecho, las guerras de Afganistán e Irak están suponiendo un incremento de las ventas de la industria bélica en un 60 por ciento (ver noticia).

Pero si hay un hito por excelencia en el que las empresas se esfuerzan por aprovechar el momento, son los eventos deportivos, en concreto, los relacionados con el “deporte rey “, el fútbol. Así, Cruzcampo continúa sacando partido de su eslogan “Orgulloso Patrocinador de la Roja. Aunque a algunos el tiro les salió por la culata, como es el caso de aquellas empresas que lanzaron promociones “agresivas” condicionadas a la consecución del Mundial y que se vieron obligadas a desembolsar grandes sumas de dinero, como Carrefour, que ofrecía vales por valor de 100 euros a sus clientes o Toshiba e Intel, que pusieron en marcha una campaña por la que reembolsaban el dinero de los televisores y portátiles de gamas media y alta si España ganaba el mundial 2010 (ver noticia).

Y es que para poder aprovechar el momento también hay que saber medir las consecuencias…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies