Cómo ha cambiado el turismo gracias a la tecnología

como-ha-cambiado-turismo-con-tecnologia-sophiadigital
La tecnología y, más concretamente, Internet, están cambiando la forma en la que se hace y se comercializa el turismo. Por un lado, los usuarios no viajan de la misma forma que hace unos años porque ahora disponen de muchas más posibilidades. Y, por otro, las empresas del sector y hasta los propios destinos turísticos están inmersos en plena adaptación digital. Esta adaptación es tarea obligatoria en un país como España, que lidera el ranking mundial de la competitividad del turismo elaborado por el Foro Económico Mundial con una nota de 5,4 sobre 7.

La digitalización del usuario ha conseguido poner en marcha la transformación de un modelo de negocio. El cliente es mucho más exigente y tiene un perfil más experimentado y digital. El target está cambiando y el turista ha pasado de ser un sujeto pasivo al que se le presta un servicio a una pieza clave y muy implicada en el proceso.

Economía colaborativa, apps de viajes, guías turísticas virtuales… Las aplicaciones tecnológicas que está implementando el turismo son casi infinitas. ¿Cómo están aprovechando estas posibilidades los propios viajeros? ¿Se están enfrentando bien a este reto las empresas del sector? ¿Cuál es la estrategia de las nuevas iniciativas nacidas en Internet? Y, por último, ¿cómo se presentan las perspectivas de futuro del ámbito del turismo?

Turismo e Internet: los cambios más destacados

No cabe duda de que el sector turístico ha dado un giro de 180 grados en los últimos años. Atrás han quedado los procesos analógicos cargados de intermediarios. ¿Cuáles han sido los cambios más significativos?

Menores costes y mejores precios

Una de las grandes ventajas que ha aportado Internet es la reducción de costes. Al haber menos intermediarios, los procesos se agilizan y las empresas pueden ahorrar tiempo y gastos, lo que se traduce en ofertas más económicas para el turista. De hecho, el turismo low cost es una de las tendencias más potentes, un negocio enfocado especialmente en la generación millennial.

Generalmente, el perfil de millennial es el de un joven con recursos limitados pero con amplios conocimientos en materia de TICs e Internet, lo que obliga a las empresas a ofrecer nuevas opciones y precios más competitivos.

turismo-y-tecnologia-era-digital-internet

Interacción al poder

El usuario quiere ser escuchado y las empresas del sector pueden sacar mucho partido al feedback con el cliente. Sin ir más lejos, pueden conocer de primera mano las necesidades de los usuarios y emplear esta información en mejorar sus servicios.

Pero no solo es relevante la opinión del turista de forma interna, sino también externamente. A los hoteles, compañías de transporte o comparadores de precios les importa mucho lo que sus clientes dicen de ellos en Internet, ya sea en foros, en la sección de comentarios de sus propias webs o en las redes sociales. Y es que a la hora de contratar servicios de turismo y ocio, el usuario se guía mucho más por opiniones de otros turistas con los que se identifica que por la publicidad tradicional de las empresas.

Un turismo más global

En Internet, las barreras geográficas desaparecen. Esto propicia que las empresas turísticas puedan introducirse en mercados extranjeros y llegar a más clientes. Las oportunidades, por tanto, se multiplican en un mundo cada vez más globalizado e interconectado. España es consciente de ello y se ha posicionado como el primer destino turístico europeo de 2016.

Otra de las grandes ventajas es la posibilidad de forjar alianzas con otras empresas internacionales. La unión hace la fuerza y en un sector tan competitivo y cambiante como el turístico, ser fuerte es fundamental.

La era de la economía colaborativa

Los nuevos integrantes del sector turístico son negocios de gestión colaborativa, ya sean relacionados con el transporte (como usuarios que comparten su coche para hacer desplazamientos), con el alojamiento (la reserva de viviendas privadas en marketplaces como Airbnb) o con las compras (venta o alquiler de artículos turísticos en plataformas digitales como Wallapop).

Existe mucho debate en torno a este nuevo modelo de negocio. Por un lado, ha revitalizado el sector aumentado la afluencia de turistas pero, por otra parte, puede suponer una amenaza para las empresas tradicionales. El tiempo acabará dando respuesta a esta controversia.

Los usuarios, más empoderados que nunca

La experiencia usuario del turista ha experimentado una gran evolución. En el escenario actual, los intermediarios del proceso van desapareciendo y el turista adquiere un rol más protagonista y activo. Podríamos resumir esta evolución en tres etapas:

Turismo tradicional

Esta es la etapa más analógica, es decir, el turismo que se hacía antes de la digitalización. Las fuentes de referencia para planificar un viaje eran amigos y familiares, además de algunas revistas y folletos. Por otro lado, la contratación de los servicios solía hacerse a través de las agencias de viajes. Incluso, la forma de guardar recuerdos del viaje ha cambiado: antes nos limitábamos a registrar nuestra experiencia con cámaras de foto y vídeo que luego enseñábamos a los seres queridos.

Turismo 2.0

Llega Internet y los buscadores como Google o Yahoo juegan un papel esencial en la toma de decisiones sobre los destinos que visitar, los vuelos y hoteles y las actividades de ocio.

urismo-tecnologia-internet-digital-economia-colaborativa

Turismo 3.0

Hoy en día, la mayoría de las decisiones están basadas en el uso de apps colaborativas. Los turistas 3.0 buscan alojamiento con comparadores como Trivago, localizan lugares para comer con apps como Cookening y registran sus recuerdos con smartphones para luego compartirlos a través de las redes sociales y de apps de mensajería como WhatsApp.

Las empresas que mejor se adaptan

Los cambios no son fáciles, pero suelen traer consigo nuevas oportunidades. Esto es precisamente lo que ha ocurrido en el turismo, un sector que está viendo nacer a nuevas empresas y reinventarse a otras. Estos son algunos buenos ejemplos:

Booking

Se ha convertido en la página líder de reservas de alojamiento online a nivel global. Su punto fuerte ha sido su apuesta por la expansión. Y es que, aunque nació en Holanda, Booking ya opera en más de 220 países de todo el mundo.

Axel Hotels

Este singular proyecto hotelero nacido en Barcelona en 2003 basa su éxito en su estrategia de segmentación. Lo que han hecho ha sido centrarse en un target concreto: los turistas homosexuales. Su crecimiento demuestra la importancia de conocer los perfiles y las necesidades del público.

ByHours

Es esencial escuchar al cliente y ofrecerle un servicio personalizado. En este caso, ByHours apostó por reservar hoteles por horas en vez de por días completos.

MiNube

Se trata de una red social para viajeros en la que son los usuarios los que recomiendan destinos, hoteles y lugares para comer. Está claramente dirigida al viajero social y está disponible en formato app para iOS y Android.

¿Hacia dónde vamos?

El avance de la tecnología está haciendo que experimentemos cambios de gran magnitud en un tiempo limitado. Por ello, es difícil establecer premisas o definir el futuro de un sector tan potente como el turístico. Aun así, lo que es obvio es que las necesidades del usuario están cambiando y las empresas deben continuar adaptándose a ello. Los turistas son más activos, sociales y digitales, y solo las ideas innovadoras que se ajusten a sus necesidades sobrevivirán. Renovarse o morir, esa es la cuestión.

Artículos similares

Subir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR