Smart Cities: ¿cómo son las ciudades del futuro?

smart-cities-proyecto-posible-españa-futuro
Las películas de los años 80 y 90 representaban a las ciudades de los 2000 como espacios futuristas con cielos surcados por coches voladores. Pero, como se puede comprobar, nada más lejos de la realidad. Las ciudades del futuro, que hoy son las ciudades del presente, no tienen coches que vuelan, pero sí avanzan hacia un modelo inteligente, sostenible e interconectado: las Smart Cities.

Según el informe Smart City Playbook de Nokia, el 66% de la población mundial vivirá en centros urbanos en 2050. Esto acrecienta aún más la necesidad de habilitar ciudades inteligentes que satisfagan las necesidades de la creciente población. Para ello, la inversión en tecnología e innovación es más esencial que nunca. Pero, ¿es posible llevar a la práctica un proyecto tan ambicioso? ¿Existen ya Smart Cities a lo largo del planeta? Y, lo más importante, ¿en qué puede mejorar una ciudad inteligente el día a día de sus ciudadanos?

¿Cómo es una Smart City?

Antes de analizar la viabilidad de estos proyectos, es fundamental tener claro el concepto de Smart City. Este término hace referencia a las ciudades que aplican las tecnologías de la información para mejorar la calidad de vida y la accesibilidad de sus habitantes. Todo esto, por supuesto, asegurando un desarrollo sostenible en el ámbito económico, social y medioambiental.

Respecto al papel de los ciudadanos, cabe destacar que las Smart Cities apuestan por un rol participativo para sus habitantes. Los ciudadanos deben tener influencia en las decisiones relevantes sobre el desarrollo de la ciudad y coordinarse para ello con la administración pública. Solo mediante la implicación y acción participativa de todos los sujetos de la ciudad se logrará alcanzar el equilibrio y una buena gestión de los recursos.

Otro concepto esencial que hay que tener en cuenta es el de Internet de las cosas (IoT), sin el cual no pueden entenderse las Smart Cities. Hace referencia a una red de sensores y dispositivos conectados entre sí que permiten hacer un seguimiento en tiempo real de los distintos aspectos relevantes para la vida en la ciudad. Estos dispositivos interconectados generan una inmensa cantidad de datos, el Big Data, de los que se puede obtener multitud de información para mejorar los servicios de los núcleos urbanos.

5 formas en las que las Smart Cities mejoran nuestra vida

El objetivo principal del desarrollo de Smart Cities no es otro que hacer más fácil el día a día de los ciudadanos. La digitalización de las ciudades contribuye a mejorar los servicios prestados a los habitantes optimizando los recursos. Y es que sus aplicaciones pueden mejorar sectores diversos como la economía, el transporte o el medioambiente, entre otros.

Estos son algunos de los beneficios que pueden aportar las Smart Cities:

Participación

Como ya hemos mencionado, los ciudadanos adquieren un especial protagonismo en las ciudades inteligentes. De hecho, pasan a ser su principal motor. La idea es que la población esté en contacto continuo y directo con los gobernantes para así poder informar sobre quejas, sugerencias, demandas vecinales, etc.

Una buena forma de hacerlo es mediante portales y cuestionarios en las webs de los ayuntamientos. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid consulta algunas de las decisiones relativas a la ciudad a través de su portal de participación ciudadana. Otra idea es desarrollar apps para que las personas puedan avisar de problemas desde su smartphone, contando con la posibilidad de adjuntar contenido multimedia. Un buen ejemplo es Pulso de la ciudad, una app diseñada para la ciudad de Santander.

Administración pública

Toda Smart City debe contar con una administración informatizada y accesible para los ciudadanos a través de distintos dispositivos (PC, móvil, tablet, etc.). Esto contribuirá a que se agilicen algunos trámites que antes se hacían presencialmente, con el consecuente ahorro económico y de tiempo que conlleva. Barcelona es una de las ciudades que lo está llevando a cabo con su portal de trámites.

La digitalización de estos trámites burocráticos reduce también los desplazamientos en la ciudad, lo que se traduce en un menor tráfico y en una reducción de las emisiones de CO2.

Limpieza

 La tecnología puede ayudar en gran medida a mejorar las condiciones de limpieza de las ciudades. Una buena forma de hacerlo es mediante la recogida de basuras inteligente. El sistema es sencillo: se instalan sensores en los contenedores de basura para saber en tiempo real cuándo están llenos y es necesario vaciarlos, un método llevado a cabo por eGarbage.

smart-cities-ciudades-futuro-españa-tecnologia

Seguridad

Otro de los beneficios de las Smart Cities es que hacen más fácil la prevención de catástrofes naturales. ¿Cómo? Haciendo un seguimiento de las condiciones atmosféricas en tiempo real mediante la tecnología IoT.

Lo más positivo es que, además de poder prever posibles desastres naturales o accidentes, también podremos ofrecer una respuesta inmediata. Por ejemplo, Alicante ha construido un parque urbano inundable preparado para desviar el agua en caso de que se inunden las urbanizaciones de la zona.

Medioambiente

 El sector medioambiental es uno de los más favorecidos en las Smart Cities. La digitalización de algunos trámites hace que se reduzcan los desplazamientos y, por tanto, se reducen el tráfico y las emisiones de CO2. También es importante apostar por un transporte público sostenible, como flotas de autobuses eléctricos.

También es más fácil registrar los niveles de contaminación. Y es que mediante la instalación de sensores, podemos monitorizar en tiempo real la calidad del aire y el agua. Estos sensores también pueden ayudarnos a propiciar un uso más responsable y eficiente de la energía, detectando todo tipo de fugas y anomalías. Por último, es importante fomentar el ahorro de energía como por ejemplo hace Navarra con la instalación de farolas inteligentes.

La aplicación de las Smart Cities en España

España es uno de los países punteros en lo que a Smart Cities se refiere. Así lo demuestra la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), que cuenta ya con 60 ciudades que han puesto en marcha un proyecto de Smart City. Pero, ¿cuáles son las ciudades españolas que mejor se adaptan a esta filosofía?

Según el índice IESE Cities in Motion (ICIM), Madrid se sitúa en el puesto 28 de las mejores ciudades inteligentes del mundo. Una de las iniciativas que la capital española ha llevado a cabo ha sido implantar centros de control de movilidad para medir la afluencia del tráfico en tiempo real.

Siguiendo de cerca a la líder está Barcelona, que ocupa la posición 35 en este ranking mundial. Es una de las ciudades que más se ha esforzado por digitalizar su Administración Pública, como el resto de urbes españoles que se han ‘colado’ en el Top 100: Málaga (51º), Valencia (63º), Sevilla (68º), Bilbao (75º) y A Coruña (78º).

Artículos similares

Subir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos y ofrecer una navegación óptima. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR